Síguenos:

OCTUBRE EN LA MEMORIA

Por Jorge Duran Delgado.

La trasmisión transgeneracional de las luchas de las clases populares, de los pueblos y lxs revolucionarixs no se transfiere de forma automática a las generaciones del presente, sino que será mediante un proceso en el cual el estudio, la investigación y su filtraje, la comunicación oral con lxs sobrevivientes y el intercambio de experiencias permitirán el avance hacia un nuevo escenario político de luchas. Quienes venimos a resignificar la lucha, su memoria y el camino que marcó una generación de revolucionarixs, junto a lxs explotadxs y oprimidxs de Latinoamérica, podemos situar estas experiencias en el contexto actual y extraer desde la memoria, aprendizajes y reflexiones que desde una perspectiva moral, de compromiso, entrega, solidaridad y tenacidad que tuvieron aquellxs revolucionarixs como el Che Guevara a la cabeza, el cura Camilo Torres, Tamara Bunke o “Tania la guerrillera”, Mario Roberto Santucho, Raúl Sendic, Miguel Enrique Espinoza, Gregorio José Liendo, Bernarda Vera Contardo, Miguel Cabrera Fernández (Paine), los compañeros desaparecidos de Liquiñe y Chihuio, los doce compañeros fusilados de Neltume, y tantos otrxs militantes anónimxs caídxs inmersos en el ciclo de
movilizaciones de los pueblos Latinoamericanos.

Colección Museo Histórico Nacional

Si hemos de rescatar, una de las características fundamentales de aquella generación de revolucionarixs fue la capacidad de romper las ataduras con la intelectualidad pequeño-burguesas, con la academia universitaria y los círculos intelectuales, para entregar y poner sus conocimientos políticos e ideológicos marxista al servicio de la clase y los pueblos, profundizar en el estudio de la formación social de las sociedades Latinoamericanas y generar desde una perspectiva revolucionaria, estrategias de poder político-militares en momentos donde las condiciones políticas, subjetivas y objetivas, permitían organizar el poder popular, la toma del poder y avanzar hacia el socialismo. Pero el capitalismo, dio por cerrado el capítulo de las democracias representativas al ver en peligro sus intereses de clase y con la complicidad del imperialismo Yanqui descargaron una feroz asonada represiva, instalando dictaduras en la mayor parte del continente.

En Chile, la dictadura llevó a la práctica una verdadera masacre, provocando el descabezamiento del movimiento revolucionario y de sus destacamentos más avanzados. Refundó el viejo Estado por uno nuevo de carácter policial, creó una constitución espuria, convirtiendo al país en un laboratorio del neoliberalismo. Pero las protestas y la resistencia impulsada por el MIR y el FPMR, arrinconó al tirano al punto de obligarlo a negociar, pero aquí nuevamente surgió el oportunismo, el reformismo socialdemócrata y burgués que negoció una democracia protegida cediéndole a la clase dominante el poder de veto de los 2/3 para todas las iniciativas y proyectos de reformas constitucionales con el apoyo de la Concertación, la Nueva Mayoría y el Frente Amplio; la derecha y el empresariado ha gobernado sin contrapeso durante los últimos treinta años, arrastrando un nefasto legado de corrupción en todas las instituciones políticas, militares, judiciales y religiosas, provocando la ira y odio de los pueblos, abriendo paso al estallido social de octubre del 2019.

Colección Museo Histórico Nacional

Un caluroso, revolucionario y combativo homenaje a lxs caídxs de OCTUBRE: a Ernesto Che Guevara, a Miguel Enrique Espinoza, a Miguel Cabrera Fernández, a Cecilia Magni Camino, a lxs compañerxs caídxs durante la revuelta de octubre de 2019, a lxs compañerxs presxs políticxs de la revuelta y mapuche, a lxs compañerxs torturados sobrevivientes de traumas oculares y violencia sexual, y desde la memoria presente a todxs lxs estudiantes secundarixs y sus orgánicas, destacando a la ACES como una de las más avanzadas políticamente durante el estallido social del 2019.


Hay momentos históricos en que las luchas independientes de los pueblos se torna larga y difusa, en estos momentos difíciles debemos confiar en nuestras propias fuerzas, fortalecer la organización, acumular fuerzas, unir a las fuerzas dispersas en cada territorio y fundirlas en una sola orgánica, esto es primordial, así vamos a elevar los niveles de conciencia individuales y colectivos de los pueblos, de esta forma las futuras movilizaciones combativas, protestas, paros y huelgas nacionales nos permitirán salirle al paso a los vacilantes, reformistas y amarillos que hoy día se conforman con la Convención Constitucional de los 2/3 y la farsa de las elecciones de noviembre.

¡Arriba lxs que luchan!

¡Hasta la victoria siempre!

Lecturas desde la Montaña