Síguenos:

Memorias Rebeldes: Jorge, con toda la dignidad enfrentando a los enemigos del Pueblo

Desde el Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume hemos querido homenajear a Pedro Juan Yáñez Palacios con una cápsula de Memorias Rebeldes y un video en su memoria de la canción Trafun de Daniela Millaleo, interpretado por el dúo Isa&Napa; por conmemorarse este viernes 17 de septiembre de 2021, cuarenta años de su caída en combate, enfrentando con toda su dignidad a los enemigos del Pueblo.

Hace 40 años cayó luchando en las montañas de Neltume el compañero “Jorge”, miembro del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro y militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).
“Jorge”, se llamaba Pedro Juan Yáñez Palacios. Nacido en la ciudad de Constitución el 28 de junio de 1952. Tenía 29 años al momento de ser abatido en Basas Quemadas, el 17 de septiembre de 1981. Era el mayor de los hijos de una familia modesta compuesta por sus padres y cinco hijos, cuatro hombres y una mujer. Su familia vivía en calle Oñederra y se sostenía del comercio minorista.
En la familia en el barrio le decían Peyuco. Desde niño combinaba sus estudios con actividades laborales para ayudar a la economía familiar. Motivado por ese afán, ingresó a la Escuela Industrial de Constitución a hacer la especialidad de Electricidad para operar como instalador.
En esas actividades estudiantiles y laborales, un vecino le ofreció trabajar con él como ayudante y sumarse a  acciones de propaganda política para el Partido Socialista y a favor del gobierno popular de Salvador Allende. Así comenzó a interesarse en la cosa política.
La época estaba marcada por las contradicciones sociales que generaba la existencia de un gobierno popular y por la presencia masiva de obreros que se ocupaban de la construcción y montaje de la planta de celulosa que hoy existe en la ciudad de Constitución.
Jorge no fue ajeno a todo este proceso. Siendo estudiante se había integrado al Frente de Estudiantes Revolucionarios (FER), sin dejar de tener vínculos con sus amigos del PS con quienes había iniciado en política. Como miembro del FER participaba en actividades de agitación y propaganda en torno a los conflictos sociales y las luchas de los trabajadores de montaje de la celulosa.
Entonces ocurrió el golpe militar, se instaló la dictadura y comenzó la represión. Fue detenido el 23 de octubre de 1973. La misma suerte había corrido la totalidad de su grupo de militancia y con amigos de la escuela y del barrio.
Luego de unos meses de prisión fue puesto en libertad condicional, debiendo firmar a diario ante carabineros, y vuelto a detener a las pocas semanas. Entonces es trasladado a la cárcel de Cauquenes donde permaneció más de dos años. A mediados de 1976 sale con destino a Francia acogiéndose al decreto 504 que conmutaba la cárcel por extrañamiento. En Francia ingresa a militar en las estructuras formales del MIR en ese país.
En 1979 se integra a la Operación Retorno y en julio de ese año sale de Francia con destino a la Escuela de instrucción, previa al ingreso clandestino a Chile. En ese proceso es integrado al grupo que Paine preparaba para el inicio de tareas de guerrilla rural. Finalmente, Jorge ingresa a Chile en agosto de 1980, y sube al monte el 16 de agosto de 1980, junto con Pablo y Pequeco, para integrarse al trabajo en la montaña.
Al producirse la detección y ataque al campamento por el enemigo, el 27 de junio de 1981, Jorge queda en el grupo de Paine. (compuesto además por Pablo, José, Raúl, Víctor y Moisés). Este grupo sufrió en mayor medida los rigores de la persecución, del cerco, de la nieve y las inclemencias del invierno. Jorge es quién más afectado resulta por estas limitaciones y sufre heridas producto del congelamiento de sus pies. Las heridas dan paso a infecciones que cada vez se agravan más, llegando a tener que amputarle parte de las extremidades para tratar de contener la gangrena.
Un mes y medio más tarde de aquel 27 de junio se produce el reencuentro en la montaña de ambos grupos en fuga. Pronto, se organiza el envío de un grupo hacia el llano en busca de contacto y de ayuda, una de las cuestiones urgentes y prioritarias a resolver era bajar a Jorge de la montaña. Esa ayuda debía concretarse a mediados de septiembre con el regreso de los enviados a por ella.
Sus compañeros le dejan a Jorge en un refugio natural en el sector de Basas quemadas, en una quebrada de difícil acceso pero próximo al camino con la idea de cubrir los puntos de encuentro con el grupo enviado al llano y efectuar una rápida evacuación. La historia se desarrolló de la manera menos esperada a partir del 13 de septiembre de 1981, se produjo la caída de Pablo, el fracaso de los puntos, y devienen las persecuciones posteriores y el cerco. Nada pudo resolverse como se esperaba.
Es así como a Jorge lo sorprende la muerte el  día 17 de septiembre en el refugio de emergencia, donde había sido dejado por sus compañeros acosados por el enemigo. Las selectas unidades represivas y criminales del enemigo lo encuentran cuatro días después de iniciada la tragedia. La metralla fue la única forma de sacarlo de su refugio. El único consuelo es que Jorge murió con el fusil en las manos.
Han pasado ya 40 años de aquel hecho trágico pero el dolor por su pérdida sigue vivo, así como su ejemplo, su entereza y la dignidad con la que se enfrentó a los enemigos del pueblo.

A continuación los dejamos con un homenaje sonoro en memoria de Jorge Yañez Palacios con el tema musical “Trafun” de Daniela Millaleo, interpretado por el dúo Isa & Napa, en una colaboración con el Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume.

 

Lecturas desde la Montaña